El mundo de los ratones (mouse) para ordenador ha evolucionado mucho. Atrás se han quedado aquellos modelos de bola que revolucionaron el mercado siendo los primeros en consolidarse en este. Sin embargo, a día de hoy no existen muchos dispositivos que funcionen con la clásica bola y mucho menos los podemos encontrar en los comercios.

A continuación vamos a analizar las principales diferencias entre los ratones de bola y los ópticos y los de enlace

Ratones de bola VS ratones ópticos VS ratones de láser

Lo primero que tenemos que saber es que los ratones de bola están ya desfasados porque tenían un funcionamiento bastante tedioso. El mayor problema es que la bola lo que hacía era arrastrar suciedad hacia el interior y ésta se incrustaba en diferentes partes haciendo que su movimiento fuera más complicado.

ratones

Requerían de un mantenimiento más elevado. Cada cierto tiempo teníamos que estar desmontando la tapa inferior para poder retirar la bola y poderse quedado acumulada allí.

Además, también tenían el problema que, por lo general, eran bastante grandes y poco ergonómicos. En el momento en el que teníamos delante un ratón óptico uno de láser no tardábamos en notar la diferencia.

Ahora bien, aunque todo esto son desventajas, también tenía una clara ventaja: realmente no le hacía falta tener una alfombrilla para funcionar. Aunque si que es cierto que era recomendable para poder eliminar la suciedad, lo cierto es que la bola podía moverse a lo largo de cualquier superficie, por lo que nunca teníamos problemas en utilizarlo, por ejemplo, en una mesa de cristal.

Con la llegada de los ratones ópticos y de láser nos encontramos, primeramente, una revolución en el ámbito de la conexión. Hasta ahora la gran mayoría de los ratones de bola se conectaban al puerto serie del ordenador; es cierto que también había algunos que se conectaban al ratones raton opticopuerto PS/2 pero pocos llegaron a integrar la tecnología USB.

Lo más normal hoy en día es que los ratones ópticos y los de láser funcionen a través de la tecnología USB. De esta forma se elimina cualquier tipo de incompatibilidad que pudiera llegar a existir; además, ni tan siquiera hará falta que instalemos drivers ya que el propio sistema operativo los integra.

raton optico

Ahora bien, en el momento en el que tenemos una mesa de cristal o de cualquier otro material donde el láser no pueda reflejar, ya tenemos un problema de funcionamiento. Digamos que, para funcionar, un ratón con láser debe de conseguir hacer que la luz rebote. Como en una luz de cristal la luz atraviesa, esta no vuelve y no se mueve.

La principal diferencia entre un ratón óptico y uno de láser es que este último suele ser mucho más preciso. Son ideales para, por ejemplo, trabajos de diseño gráfico en donde la precisión se considere vital para conseguir un buen resultado.

Ahora que ya conoce las principales diferencias, decídete por un ratón óptico o de láser pero en ningún caso por uno de bola.